• A Rinconvenient Truth

Primer vistazo a los planes de Rincón Blue Water

Updated: May 14, 2019

[Click here to read this story in English]


En marzo, cuando la portavoz de Rincón Blue Water (RBW), Michelle Ramos Jiménez, se reunió por primera vez con la comunidad para discutir su plan de construir un hotel frente al mar en el barrio Ensenada de Rincón, esta insistió en que su equipo no podía compartir la mayoría de los detalles del proyecto ya que las autoridades estatales todavía revisaban su viabilidad.


Poco después de esa reunión, A Rinconvenient Truth formalmente solicitó acceso a los registros públicos del proyecto en la Oficina de Gerencia de Permisos (OGPE) para descubrir el plan original del desarrollador de invertir aproximadamente $150 millones en una propiedad de casi tres acres en Rincón, según una carta que el director de la Oficina de Planificación y Desarrollo de la Compañía de Turismo de Puerto Rico, Carlos Romo Aledo, circuló a la secretaria auxiliar de OGPE, María Cintrón Flores, en enero de 2019.


Los documentos revelaron que, a finales del 2018, el director ejecutivo de RBW, Lonnie Fuller, solicitó, a través de varios contratistas locales, recomendaciones de la Junta de Calidad Ambiental (JCA), la Autoridad de Acueductos y Alcantarillados (AAA), la Autoridad de Energía Eléctrica (AEE), la Autoridad de Carreteras y Transportación (ACT) y la Junta Reglamentadora de Telecomunicaciones (JRTPR) –todas resumidas en la recomendación ambiental 2018-244912-REA-002828 que OGPE emitió en enero de 2019.


El hotel tendría acceso directo a la playa La Marina. (captura de pantalla)

Rincón Blue Water sería más grande que dos campos de fútbol americano.


Según una descripción detallada incluida en la solicitud de RBW, el desarrollador confirmó su plan de construir un hotel de 206 habitaciones y un casino en 2.82 acres de propiedad frente al mar en el Barrio Ensenada, a menos de un cuarto de milla tanto de la playa El Balneario como de la Reserva Marina de Tres Palmas.


La entrada principal del hotel se encuentra al sur de la carretera estatal 413, en el kilómetro 0.9, dando paso a 49 estacionamientos y a la primera de las cuatro estructuras principales al este, tal y como se muestra en el plan maestro de la obra elaborado por la firma de arquitectura Álvarez-Díaz & Villalón.


Con forma de "L", el edificio principal albergará la recepción, las oficinas administrativas, un casino de 7,000 pies cuadrados (ft2), un restaurante de 4,600 ft2, varias salas de conferencias y un área de piscinas en su primer nivel. El desarrollador también planea construir un salón de baile de 12,000 ft2, un spa de 4,800 ft2 y 24 habitaciones en el segundo nivel; un gimnasio de 1,500 ft2 y 26 habitaciones adicionales en el tercero; mientras que los niveles 4 al 6 contarán con 27 cuartos de hotel cada uno, para un total de 131 habitaciones en este edificio, solamente.

Planos del hotel Rincón Blue Water sometidos a la Oficina de Gerencia de Permisos en noviembre de 2018 (OGPE)

Otros expedientes sugieren 171 estacionamientos adicionales, la mayoría de los cuales deberían estar situadas en la planta baja de la estructura en forma de L, según explicó en marzo la arquitecta de la firma, Natasha Yordán.


Hacia el sur, RBW planea construir tres estructuras más, con tres pisos cada una, para albergar las 75 habitaciones de hotel que restan, dos piscinas más y un club de playa con acceso directo a La Marina.


Pero para conectar el edificio principal con el resto del complejo, el desarrollador debe construir primero un puente peatonal elevado sobre un tramo de casi 20 pies de ancho propiedad de la ACT. Esta estrecha franja de tierra, que anteriormente albergaba las antiguas vías del tren, casi biseca el terreno de RBW y corre paralela a la entrada de servicio del hotel en Black Eagle Road.


Según muestra, el Sistema de Información Geográfica de la Junta de Planificación, una parte de RBW, sombreada en violeta, se ubica sobre un humedal que comparte con la Quebrada Ensenada, sombreada en turquesa. (captura de pantalla)

Parte del hotel sería construido a pocos pies de un humedal, pero el DRNA aún no ha levantado bandera.


En una carta dirigida a la OGPE en diciembre del 2018, la directora ejecutiva del Departamento de Recursos Naturales y Ambientales (DRNA), Tania Vázquez Rivera, quien también lidera la JCA, no objetó la evaluación ambiental que el desarrollador hizo de su propio proyecto.


Según explica el documento, el sitio se encuentra a una distancia suficiente del único sitio protegido de la zona, la Reserva Marina de Tres Palmas. De lo contrario, el recurso hidrológico más cercano, a 20 pies de distancia, es la Quebrada Ensenada, que la Agencia de Protección Ambiental (EPA) no clasifica como "aguas deterioradas".


La evaluación de la Junta de Planificación de Puerto Rico (JPPR) de los recursos hidrológicos del área, disponibles a través de su Sistema de Información Geográfica, sugiere que parte del complejo hotelero se encuentra sobre un humedal, lo que el desarrollador reconoció en su evaluación.


"En el borde sureste es donde el predio ubica sobre un área de humedal de agua dulce y vegetación boscosa", lee la Determinación de que la acción propuesta no implica un impacto y análisis ambiental significativo, pero Vázquez Rivera no planteó ninguna preocupación sobre este tema en su propia carta.


El desarrollador argumentó que el mayor impacto ambiental que presenta el nuevo hotel es el estimado de 4 a 12 toneladas de polvo fugitivo que podrían ser liberadas a la atmósfera anualmente, y las 28 a 36 toneladas adicionales que podrían terminar en los cuerpos de agua cercanos, como Quebrada Ensenada y La Marina, debido a la escorrentía del agua, de acuerdo con la Colección de Factores de Emisiones Atmosféricas de la EPA.


Por esa razón, Vázquez Rivera mencionó que antes de iniciar las actividades de construcción, el desarrollador debe consultar con la EPA para determinar el impacto que la escorrentía de petróleo, combustible y otros químicos producidos durante la construcción podría tener si llega a la playa La Marina a solo 525 pies al sur del predio.


La directora ejecutiva también explicó que RBW debe solicitar y obtener el Permiso General Consolidado, de acuerdo con el Reglamento Conjunto para la Evaluación y Expedición de Permisos Relacionados al Desarrollo y Uso de Terrenos de la JPPR, antes de efectuar cualquier movimiento de tierra.


Un estudio reveló que el juey común (Cardisoma guanhumi) anida a la orilla de la Quebrada Ensenada, a unos 20 pies de los predios de RBW. (US Fish and Wildlife Service)

Poblaciones de juey común y tortuga carey podrían ser afectadas durante la construcción del hotel.


En noviembre de 2018, Jorge Coll Rivera, ex director de la Reserva Natural Las Cabezas de San Juan contratado por RBW para estudiar la biodiversidad del sitio, presentó un informe en el que concluía que, de las 41 especies de plantas y 26 especies de animales que identificó en los predios de RBW, sólo el juey común (Cardisoma guanhumi), que hace sus nidos en el suelo blando del humedal en Quebrada Ensenada, es un elemento crítico de bajo riesgo de acuerdo a lo estipulado por el DRNA.


Durante el trabajo de campo se observaron algunas cavidades en donde habita esta especie, en las áreas aledañas a la Quebrada Ensenada. El DRNA ha designado al juey común como elemento crítico debido a la destrucción de su hábitat y la [sobreexplotación]”, argumentó Coll Rivera en su informe.


Aunque el Servicio de Pesca y Vida Silvestre de los Estados Unidos (USFWS) enumera al menos tres especies de tortugas marinas en peligro de extinción que se sabe que anidan en las playas de Rincón, el consultor ambiental no encontró señales de ellas en o alrededor del predio de RBW, cuando realizó su estudio de campo en octubre de 2018.


Sheila Bonet Muñiz, de la Universidad de Puerto Rico en Aguadilla, explicó que las tortugas carey jóvenes, como la que está liberando después de marcarla en esta foto, frecuentan la reserva marina Tres Palmas y La Marina, donde se alimentan y se refugian de los depredadores naturales. (Carlos Diez)

Según Sheila Bonet Muñiz, quien monitorea las poblaciones de tortugas desde la costa norte (Camuy) hasta el suroeste (Cabo Rojo) de la isla con el equipo de Vida Marina-Proyecto Tortugas Marinas Área Oeste para el DRNA y la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica (NOAA), ninguna especie de tortuga ha hecho de La Marina su lugar de anidación, al menos durante los últimos seis años. Sin embargo, el carey joven (Eretmochelys imbricata) comúnmente visita los arrecifes de coral cerca del deteriorado muelle junto a los predios de RBW.


La División de Permisos Ambientales de la OGPE no comentó sobre el juey común, pero recomendó que RBW utilizara iluminación periférica de baja intensidad para no molestar a las tortugas marinas, cuando aprobó la recomendación ambiental del proyecto en enero de 2019.


Antes de conectarse a la estación de la AAA en Vista Azul, RBW debe determinar si su capacidad es suficiente para manejar las aguas residuales del hotel más las de la comunidad a la que la bomba ya sirve.. (Gabriel Pacheco Santa)

RBW debe estudiar la capacidad de la estación de bombeo sanitario de Vista Azul.


Las secciones 2.0.3.06 y 4.02.04 del Reglamento de Normas de Diseño de la AAA dictan que los hoteles de la isla deben estimar su consumo de agua y descarga de aguas residuales a una tasa de 700 y 525 galones por habitación por día, respectivamente.


En ese caso, Rincón Blue Water requeriría 144,200 galones diarios de agua potable, lo que la gerente técnica de Proyectos Públicos y Privados de la AAA, Iris Jusino Nazario, escribió que podría ser posible si el desarrollador se conecta a la línea principal de agua en la intersección de la PR-115 con la PR-413, en una carta dirigida al director ejecutivo de la OGPE, Ian Carlo Sema, en diciembre de 2018.


Si se compara con los vecinos del Barrio Puntas, al noroeste de Ensenada, cuyo consumo diario de agua por persona fue estimado en 42.3 galones por la Fundación Román Más y la AAA el año pasado, la demanda estimada de RBW es igual a la de aproximadamente 1,140 personas.


El hotel y el casino también producirían unos 108,150 galones de aguas residuales al día, que podrían ser manejados por la estación de bombeo sanitario Vista Azul, según Jusino Nazario, quien también afirmó que RBW debe estudiar la capacidad de la estación y presentar mejoras, si alguna es necesaria, para manejar el aumento del flujo de aguas residuales antes de comenzar la construcción del hotel.


En su carta, Jusino Nazario estimó que RBW debía pagar a la AAA $1,000 por unidad de vivienda por el derecho a utilizar el sistema de distribución de agua y alcantarillado existente. Aunque la autoridad no contabilizó el costo total, si cada una de las 206 habitaciones propuestas para el hotel cuenta como una unidad de vivienda, RBW tendría que pagar alrededor de $206,000 por estos derechos.


RBW podría conectarse a la subestación eléctrica de la AEE en Ensenada, similar a esta en Punta del Mar. (Gabriel Pacheco Santa)

AEE recomienda que RBW se conecte a su subestación eléctrica en Ensenada.

En una carta de noviembre de 2018 dirigida a la División de Infraestructura de la OGPE, el superintendente interino de Ingeniería de Distribución de la AEE en Mayagüez, Alexander Del Río Mora, explicó que el hotel Rincón Blue Water, con una demanda estimada de 2,000 kilovatios-amperios, podría conectarse ala subestación 7301 de la autoridad pública en el Barrio Ensenada.


Para que esto funcione, agregó, el desarrollador debe tender una nueva línea eléctrica de 38 kilovatios desde el hotel hasta la subestación de Ensenada, a 0.2 millas al este en la PR-413. Además, Del Río Mora escribió que RBW debe erigir un poste de concreto reforzado de 65 pies frente a su propiedad y montar un interruptor de tres posiciones en él para que sirva como la conexión entre el hotel y las líneas eléctricas de AEE.


"Parte de los trabajos a ser realizados por el dueño del proyecto según este informe representan una mejora al sistema eléctrico de la zona por lo que se exime al mismo de la aportación por la carga total propuesta de 2,000 KVA", determinó el superintendente interino.


El plan maestro de RBW muestra las dimensiones de la carretera que debe respetar al momento de construir la entrada principal del hotel en la PR-413, una de dos carreteras principales en Rincón, PR. (captura de pantalla)

La congestión vehicular en la PR-413 es la mayor preocupación de la ACT con el nuevo hotel, pero no la única.

Cuando la directora de la División de Ingeniería de Tránsito de la Autoridad de Carreteras y Transporte (ACT), Lissette Lugo Colón, presentó sus recomendaciones para el proyecto Rincón Blue Water en diciembre de 2018, le ordenó al desarrollador que hiciera un estudio de tránsito para determinar la densidad de tráfico vehicular actual en la PR-413 y cómo el hotel podría aumentarlo.


Este estudio, escribió Lugo Colón, debe incluir "... las mejoras a proveerse por este desarrollo en dicho sistema vial para mantener un servicio adecuado en el mismo", incluyendo, si es necesario, semáforos. Además, RBW debe abstenerse de construir cualquier estructura más allá del límite de su propiedad.


La directora también informó a OGPE que el hotel podría interferir con el plan de su equipo para construir el Paseo Lineal de Rincón, un carril de bicicletas que correría a lo largo de las viejas vías del tren. En aquel entonces, ACT le exigió a RBW que organizara una reunión con la división de diseño de la autoridad pública para determinar si su plan de de construir un puente peatonal sobre la franja de tierra pública podría afectar el carril de la ACT.


Su carta dice que el desarrollador debe proporcionar suficiente estacionamiento dentro de sus instalaciones para que los huéspedes y visitantes no se estacionen en Black Eagle Road ni en la PR-413. De la misma manera, Lugo Colón escribió que, durante la construcción del hotel, todos los vehículos que ingresen a la propiedad deben hacerlo por Black Eagle Road y no por la PR-413. Para ello, RBW debe obtener primero el aval del Municipio de Rincón.


ACT citó el Reglamento Número 11-001, que le permite cobrarle a los desarrolladores para mitigar el impacto de sus proyectos en las carreteras estatales, cuando determinó que RBW debe pagar $206,000 al presentar sus planos finales, antes de comenzar cualquier trabajo en la PR-413, como una valla obligatoria a lo largo de la colindancia con su propiedad.


Además, la Junta Reglamentadora de Telecomunicaciones de Puerto Rico (JRTPR) solicitó a RBW que incluyera detalles sobre la infraestructura subterránea de telecomunicaciones del hotel al solicitar la aprobación final de la junta.


El 5 de mayo, A Rinconvenient Truth le solicitó comentarios sobre estos temas a la portavoz de RBW en Puerto Rico, Michelle Ramos Jiménez, pero la licenciada aún no había respondido a esta solicitud cuando se publicó este artículo.


Con todos los permisos preliminares aprobados, Rincón Blue Water ahora tiene hasta noviembre de 2020 para atender las recomendaciones de las agencias estatales y presentar sus planos finales antes de que expire el primer permiso que obtuvo (AEE). Después de eso, si el promotor obtiene la luz verde (el Permiso General Consolidado), puede comenzar la construcción del hotel y casino a pasos de La Marina.

  • Facebook
  • Twitter
  • Instagram

© 2019 by arinconvenienttruth | fact-based local news